¿Se puede proteger la selva escuchando sus sonidos?

Una tribu del estado brasileño de Pará explora formas de utilizar teléfonos móviles antiguos y el aprendizaje automático para luchar contra la deforestación.

Activa el sonido para disfrutar de la mejor experiencia.

La selva amazónica, en todo su esplendor, es un lugar muy ruidoso.

Un mono aullador aúlla.

La lluvia cae entre las copas de los árboles.

Un pájaro, concretamente un guacamayo, marca su territorio.

Sin embargo, hay otro sonido que se escucha constantemente de fondo, lo que indica que hay algo más en la Amazonia.

Una sierra mecánica.

La Amazonia es la selva tropical más grande del mundo y alberga un cuarto de la biodiversidad de la Tierra.

Desde 1970, la deforestación ha destruido el 20 % de la Amazonia.

El territorio de la tribu indígena de los tembés abarca 2800 km² de selva al norte de Brasil. La actividad ganadera, los incendios y la tala ilegal han provocado la deforestación de más del 30 % de su territorio.

El jefe Naldo Tembé
"El suceso más importante de mi vida ocurrió cuando tenía 8 años, durante mi primera inspección [del bosque]. En aquella época, se hablaba mucho de los taladores ilegales que extraían madera de nuestra zona. Me indignó mucho ver a la gente robar madera y [por ello] nos movilizamos".

– El jefe Naldo Tembé

Cuando era pequeño, Naldo Tembé sacrificó su infancia por el bien de la selva. Organizaba grupos reducidos de niños para sondear el territorio en busca de taladores ilegales sin el conocimiento de sus padres, puesto que si vigilar a taladores armados es peligroso para cualquiera, más si cabe para un niño. Hablaba de su compromiso por preservar la selva a todo aquel que quisiera escucharle y su pueblo se hizo eco de su lucha. Cuando cumplió 15 años, le nombraron jefe.

El jefe Naldo
El jefe Naldo Tembé
"Ser jefe es muy complicado, porque empiezas a vivir las vidas de los demás, en vez de la tuya. Es muy difícil. Soy jefe desde hace muchos años, pero aún no me he habituado del todo".

– El jefe Naldo Tembé

Para los tembés, la vida y el bosque forman un vínculo eterno. Cuando la tala ilegal destruye la selva por dinero, además de derribar los árboles, acaba con la cultura y el patrimonio de las personas que habitan esos territorios desde hace siglos.

Mientras el jefe Naldo luchaba por preservar la tierra de su pueblo, en una aldea al otro lado del territorio, doña Verônica Tembé iniciaba una campaña para ayudar a la tribu a reivindicar su cultura. Animaba al pueblo tembé a mantener sus fiestas tradicionales y a hablar su propio idioma, además del portugués de Brasil. En la actualidad, su nieta Marcelina Kuda enseña el idioma tembé a una nueva generación en la escuela de la aldea, con la esperanza de que se conviertan en los guardianes de la cultura de la selva para las nuevas generaciones.

Kuda Tembé enseña a sus alumnos la lengua indígena tembé en una clase.

A pesar de que a lo largo de los últimos 30 años el jefe Naldo y su tribu han conseguido recuperar una parte importante del territorio que los invasores les habían arrebatado, detectar nuevas actividades de tala ilegal continúa siendo una tarea peligrosa. Los taladores ilegales penetran en el territorio de los tembés al abrigo de la noche y pueden llegar a destruir cientos de hectáreas de selva sin que se les detecte. Los sonidos sempiternos de la selva ahogan el ruido que generan los camiones y las sierras mecánicas de los taladores ilegales, lo que hace que vigilar miles de kilómetros cuadrados de selva sea una tarea prácticamente imposible.

El pueblo tembé tiene una buena organización y es educado. No le asusta utilizar las nuevas herramientas y tecnologías. Este pueblo no busca ayuda, busca colaboradores.

– Topher White, fundador de Rainforest Connection

En 2014, el jefe Naldo se puso en contacto con Topher White, fundador de la organización medioambiental sin ánimo de lucro Rainforest Connection. Juntos se embarcaron en un proyecto ambicioso: utilizar teléfonos Android reciclados y TensorFlow, un modelo de aprendizaje automático de código abierto de Google, para registrar los sonidos de la tala ilegal en tiempo real.

Cómo los teléfonos móviles reciclados y el aprendizaje automático ayudan a la tribu tembé a proteger su territorio

Un teléfono Android se adhiere a un adaptador de energía solar y a un micrófono externo. Estos dispositivos, conocidos como "guardianes", pueden registrar los sonidos de la tala ilegal que se producen hasta a un kilómetro de distancia.

Los guardianes se ocultan en la parte alta de los árboles para obtener una mejor cobertura móvil y un acceso más directo a la luz solar, con la que funcionan. Registran todos los sonidos de la selva de forma constante.

El modelo de TensorFlow de Rainforest Connection utiliza el aprendizaje automático para analizar el audio que graban los guardianes y aprende a identificar los sonidos de las sierras mecánicas y los camiones de la tala ilegal.

A los pocos minutos de identificar un sonido, se envía una alerta en tiempo real a los guardas tembés, una selecta fuerza de seguridad formada por aldeanos que puede intervenir o informar de actividades de tala ilegal a las autoridades.

Rainforest Connection pone este mismo sistema de vigilancia acústica a disposición de otras asociaciones que luchan contra la deforestación en cinco países, entre los que se incluyen Ecuador, Perú y Rumanía.

Actualmente, el jefe Naldo y su tribu están cubriendo todo su territorio, trepando a los árboles para instalar los dispositivos guardianes y hacerse cargo de su mantenimiento, además de responder a las alertas de tala ilegal que reciben. Gracias a esta nueva tecnología, los tembés tienen la oportunidad de proteger tanto la selva como toda su forma de vida.

El jefe Naldo Tembé
"Este era el gran sueño de mi abuelo y, más tarde, se convirtió en el de mis padres. Hoy es el gran sueño de mi vida: intentar dejar el mejor legado a mis hijos y nietos. Tenemos grandes esperanzas con respecto al futuro".

– El jefe Naldo Tembé

Miembros jóvenes de la tribu tembé celebran su cultura con pinturas faciales y tocados.

Descubre la colaboración de la tribu tembé y Rainforest Connection para hacer realidad este ambicioso plan en el vídeo que se incluye a continuación.

Volver al principio