Cómo utiliza Google el reconocimiento de patrones

Cómo utiliza Google el reconocimiento de patrones para dar sentido a las imágenes

Los ordenadores no “ven” las fotos y los vídeos de la misma forma que lo hacen las personas. Al observar una foto, puedes ver a tu mejor amiga de pie delante de su casa. Desde la perspectiva de un ordenador, esa misma imagen es simplemente un conjunto de datos que se puede interpretar como formas e información sobre los valores de los colores. Aunque un ordenador no reaccionará igual que tú al ver esa foto, puede entrenarse para reconocer determinados patrones de colores y formas. Por ejemplo, se puede entrenar un ordenador para que reconozca los patrones comunes de las formas y de los colores que componen la imagen digital de un rostro. Este proceso se conoce como detección facial y es la tecnología que permite que Google proteja tu privacidad en servicios como Street View, en los que los ordenadores intentan detectar y difuminar los rostros de las personas que pueden encontrarse en la calle cuando pasa el coche de Street View. Esta tecnología también permite que determinados servicios como, por ejemplo, Fotos de Google+, te sugieran etiquetar una foto o un vídeo, ya que es posible que aparezcan rostros de personas. La detección facial no te indicará de quién es el rostro, pero puede ayudarte a encontrar rostros de personas en tus fotos.

En términos más avanzados, la misma tecnología de reconocimiento de patrones que potencia la detección facial puede permitir que un ordenador comprenda las características del rostro que ha detectado. Por ejemplo, pueden existir determinados patrones que sugieran que un rostro tiene barba o lleva gafas, o que tiene atributos similares. Este tipo de información puede servir de ayuda para determinadas funciones como, por ejemplo, la reducción de ojos rojos, o te puede permitir añadir un toque personal colocándote un bigote o un monóculo en el lugar adecuado de la cara cuando participas en un Hangout.

Más allá de la tecnología de detección facial, Google también utiliza el reconocimiento facial en determinadas funciones. El reconocimiento facial, como el nombre indica, puede permitir que un ordenador compare rostros conocidos con caras nuevas para encontrar posibles coincidencias o similitudes. Por ejemplo, el reconocimiento facial permite que los usuarios de la función Reconóceme vean sugerencias sobre las personas que es posible que quieran etiquetar en una foto o en un vídeo que hayan subido y que quieran compartir. Más información sobre la función Reconóceme en el Centro de asistencia de Google+

Cómo funciona la búsqueda por voz

La búsqueda por voz te permite introducir una consulta por voz en una aplicación cliente de búsqueda de Google en un dispositivo en lugar de escribir dicha consulta. Esta función utiliza el reconocimiento de patrones para transcribir las palabras habladas en texto escrito. Para cada consulta por voz realizada a través de la búsqueda por voz, almacenamos el idioma, el país, el texto hablado y lo que el sistema considera que se ha dicho. Los datos de audio almacenados no incluyen el ID de tu cuenta de Google, a menos que lo hayas seleccionado. No enviamos ningún texto hablado a Google a menos que hayas indicado tu intención de utilizar la función de la búsqueda por voz (por ejemplo, al pulsar el icono de micrófono en la barra de búsqueda rápida o en el teclado virtual, o al decir "Google" cuando la barra de búsqueda rápida indica que la función de la búsqueda por voz está disponible). Enviamos el texto hablado a los servidores de Google para identificar lo que has dicho y lo mantenemos para mejorar nuestros servicios, incluido el entrenamiento del sistema para reconocer mejor la consulta de búsqueda correcta.